© Josep Ros. Con la tecnología de Blogger.

50

Bueno, medio siglo ya. Lejos de sentirme viejo o mayor, me siento cada vez más en la plenitud de la vida. Con la ilusión intacta y las ganas de vivir y de seguir haciendo cosas y divertirme en el cénit.

Sucede que con el paso de los años relativizamos la edad. Cuando eres niño, ves a alguien de 20 y te parece mayor. Sin embargo, ahora con medio siglo a las espaldas, ves a alguien de 60 que hace deporte y se cuida y le ves como una persona joven.

Y sin embargo ves a personas de 20 o 30 que son auténticos viejos y amargados, que están atascados en su propia vida, con una negatividad terrible y solo focalizados en pensamientos destructivos o autoflagelación.

Con la evolución del ser humano y los actuales avances de la medicina se habla de que vamos a poder frenar el envejecimiento e incluso de rejuvenecer. Es algo fascinante pero yo me bajo del carro. Quiero envejecer, morir y dejar paso en este planeta a otras generaciones de humanos que lo hagan mejor que nosotros y protejan mejor el planeta.

Algo maravilloso de cumplir años es tener nuevas aficiones. Hace un par de años que descubrí Domestika, una web de cursos de dibujo y diseño y caí en sus redes. Ya os escribiré más en detalle sobre algunas de las cosas que me han impresionado de esa empresa, pero sintéticamente poder tener con 48 años una nueva afición y estar ilusionado como un niño por una cosa que jamás has hecho me parece de lo más divertido que nos puede pasar. No hay edad para las aficiones y eso es maravilloso.

Sucede otra cosa en el proceso de envejecimiento y es que hay personas que aparecen y desaparecen de tu vida. Valoro mucho mi tiempo y a mi familia y mi empresa y no quiero a gente nociva en mi vida y me cuesta cero finiquitar a personas que nos hacen daño. Y sin embargo el azar te lleva a conocer a personas nuevas que, de repente, parece que siempre han estado allí o que siempre les has conocido. Qué maravilla que pasen los años y puedas conocer a nuevos amigos ¿verdad?

Ver crecer a mis hijos, hoy por hoy, es lo que me hace más feliz, con diferencia. Aprender cada día de ellos, ver que tienen una vida mucho mejor que la que yo pude disfrutar de pequeño me hace inmensamente feliz. Aprender de un niño te hace mejor persona y te ayuda a quitarte toda una capa de cinismo que nuestra sociedad parece idolatrar.

Es importante y os recomiendo a todos los que andéis alrededor de los 50 que paséis la ITV. Mirad con vuestro médico de cabecera temas delicados en hombres o mujeres que haya que supervisar en esta edad y de cabeza a pasar las pruebas. Por fortuna a mi me pusieron el sello el otro día y, nada, a volver a entrar en taller dentro de 5 o 10 años :-) El día a día nos complica poder ir al médico y revisarnos la salud con la periodicidad que convendría.

Y nada más, este viejo ya se despide de vosotros hasta un nuevo post. Abrazos viejunos!

No hay comentarios:

Consulta Técnica

[Consulta Técnica][bleft]

Virtualización

[Virtualización][twocolumns]

Naturaleza

[Naturaleza][grids]