© Josep Ros. Con la tecnología de Blogger.

Sobre las responsabilidad de los profesionales TIC

Hoy os quiero hablar sobre un tema clásico de debate con colegas del sector que me inspiró hace poco una conversación con un cliente y amigo de Madrid. Se trata de la responsabilidad de los buenos profesionales TIC sobre su entorno y la dificultad que tienen de que el responsable del departamento o financiero acceda a los cambios que se proponen.


Las empresas que siguen teniendo sus sistemas on premise tienen a unos profesionales de gran valor que son aquellos que conocen al dedillo su core de negocio TIC. Saben el estado de cada servidor, de cada elemento hardware y software. Conocen las carencias del sistema, allí dónde conviene invertir. Comprenden las necesidades del negocio y su plasmación en céntimos de la inversión que hace falta hacer, con nombres y apellidos de los ítems necesarios, ya sean servicios, personal, o elementos hardware o software.

Estos profesionales, que se percatan en su día a día de esas necesidades de negocio que comentamos, no tienen potestad, en muchas ocasiones, para tomar la decisión de realizar la inversión. Su responsabilidad finaliza en la transmisión adecuada del requerimiento a su responsable, léase Jefe de sistemas, Jefe de informática o CIO.

Por desgracia estos profesionales no son atendidos y comprenden que su petición cae en el olvido. Se sienten impotentes y hasta que no sucede la desgracia que afecta a parte o todos los usuarios de la empresa no es tomado en serio y, rápidamente, aceptadas todas sus peticiones de forma precipitada.

Mi consejo en estos casos es curarse en salud de forma profesional y educada. A veces las cosas se dicen de viva voz y no se reflejan formalmente. Esto les quita trascendencia y parece una petición más parecida a una carta a los reyes magos que una necesidad real de negocio.

Aunque sea un mal trago, hay que mandar un mail, formal y detallado (no demasiado extenso) planteando claramente la situación, los riesgos que se corren, sus consecuencias y el coste y forma de arreglarlo. Y dejar en manos del responsable, según su mejor criterio la decisión, obviamente. Ahí finaliza la responsabilidad de ese trabajador responsable que se preocupa activamente por el negocio de la empresa para la que trabaja. Y eso debería ser así.

También es responsabilidad de ese influenciador, esa persona sin responsabilidad final, dejar el problema en la oficina al salir e ir a casa y no somatizarlo ni trasladar a su entorno personal las problemáticas de la empresa. Y, ya sé que es complicado, pero tampoco esto debería enturbiar la relación personal con ese otro profesional que, él sabe sus razones, no toma unas decisiones que son incontestables desde el punto de vista de la persona que está más en las trincheras.

Por contra, en lugar de buscar enfrentamientos ni dar vueltas a lo mismo, ayudará buscar puntos de vista distintos, enfoques de otras personas, otras empresas incluso, otros profesionales, que ayuden a dar a la situación una dimensión más completa. Así todo el mundo se enriquecerá con la nueva perspectiva y se pondrá el valor la preocupación mostrada por esa realidad nada cómoda que nos rodea.

Qué opináis al respecto? Habéis tenido experiencias similares? Seguro que sí. Me gustará leer vuestras opiniones, aunque sean contrapuestas. Si me insultáis un poquito no pasa nada :D

1 comentario:

Juanjo dijo...

Me parece una magnifica sugerencia, haciendo hincapié en no extrapolar extra-laboralmente los comentarios negativos al respecto, evitando así crear sinergias viciadas contra las capas responsables.

Haces entrega (ya que eres gran conocedor del producto) al nivel que ha de tener esa responsabilidad y no intentas estar meses enjuiciando, distorsionando y viciando las relaciones.

Buen post!

Consulta Técnica

[Consulta Técnica][bleft]

Virtualización

[Virtualización][twocolumns]

Naturaleza

[Naturaleza][grids]