© Josep Ros. Con la tecnología de Blogger.

10 consejos para Directores TIC

Llevo más de 25 años relacionándome con Directores TIC, tanto de administraciones públicas como de empresas privadas. Por este motivo, me gustaría dar 10 consejos que puedan servir de inspiración a aquellos que anden flojos de ánimo, siempre desde el respeto y la humildad. Seguro que hay consejos mejores y algunos que no son aplicables porque el negocio es distinto. Siempre procuro dar consejos genéricos que sirvan a la mayoría de las personas a las que me dirijo.


Ser Director TIC es una gran responsabilidad. Es la pieza que hace de encaje entre el mundo tecnológico, complejo, centrado en las problemáticas diarias del hardware y el software y el mundo del negocio donde se habla de servicios, competitividad, números, competencia… Y es complejo hacer encajar ambos mundos, pero siempre he pensado que es apasionante el reto.

Allá van mis 10 consejos para Directores TIC:

1.  Planes TIC a 5 años.

Sabemos que los negocios evolucionan muy rápidamente y es posible que las estimaciones que realicemos se tengan que modificar. Sería interesante tener un plan TIC a 5 años que trace las grandes líneas de por dónde queremos ir, sin entrar en mayor detalle de las soluciones a implementar.

Así, en función de la madurez del negocio, podemos definir si queremos virtualizar el entorno, renovar la infraestructura, mejorar las comunicaciones o la seguridad, montar un centro de réplica, hacer una prueba de concepto de encaje de algún cloud público con nuestros servicios, ponernos al día en el tema siempre espinoso del licenciamiento, etc.

Y los planes están para cumplirse pero también para cambiarse. Si vemos que íbamos desatinados pues nada mejor que corregir la dirección propuesta y mejorarla.

Obviamente no debemos hacer un plan TIC de nuestra empresa sentados en el despacho y con los ojos cerrados al exterior. Convendría hablar mucho con el equipo TIC y también con las principales figuras del negocio y ver dónde podemos ayudar mejor. Analizar a la competencia y dejarnos asesorar por nuestras consultoras de confianza, así como comentar con colegas del sector qué opinan de nuestro plan. Seguro que desde fuera de la empresa se ven mejor nuestros aciertos y errores.


2. Rodearse de diversas consultoras de confianza.

Algunas veces los clientes me dicen que van a pedir otras ofertas para comparar con las de mi empresa, Ncora. Les digo que adelante, por supuesto, que es sano y muy necesario, tanto para poder tener la tranquilidad de que lo estamos haciendo bien como para verificar que nosotros no hemos metido la pata en el diseño, precios, etc.

Sería conveniente que tengamos a nuestro alrededor algunas consultoras de confianza. Evidentemente las consultoras se tienen que ganar la vida y no nos van a regalar nada, pero seguro que sabemos diferenciar entre aquellas que buscan el cortoplacismo con ofertas envenenadas de productos que no tienen recorrido o que no encajan en nuestro negocio y aquellas que quieren un viaje mucho más largo en común y que se preocupan del hoy, del mañana y también del futuro a medio y largo plazo.

Tener a diversos equipos que conocen nuestro entorno y se preocupan y nos ayudan en la toma de decisiones es fantástico. No nos encontramos tan solos y podemos tener diversas perspectivas del mercado simplemente consultándoles. Además, la rivalidad sana hará que siempre intenten hacer la mejor propuesta y que sea contenida a nivel presupuestario.

3. Valorar la calidad de los proyectos por encima del precio.

En algunas ocasiones, al hablar con un nuevo posible cliente de la propuesta de Ncora, me va detallando ítem por ítem si es tanto o cuánto más caro que la competencia. Los ítems que no cita es porque, claramente, somos más competitivos. Y cuando intento comentar que damos unas garantías, que la calidad importa, el tema vuelve a ser si el Veeam es un € más caro o si la QNAP otro proveedor se la hace 10€ más barata.

También hay ocasiones en las que el mayorista nos comenta que un determinado cliente está rifando un hardware o un software.

Obviamente el tema económico importa. Los márgenes en hardware y software para los partners son ridículos y el negocio es claramente del fabricante. Preocuparse solo del precio no establece ninguna confianza con la consultora con la que trabajamos. Si un día tenemos un problema no existirá una especial razón por la que acudir con urgencia o dar un punto de vista objetivo sobre el problema, pues la relación se ha basado en un tema puramente crematístico.

Los refranes son sabios y el dicho de “lo barato sale caro” lo podemos sufrir algunas veces en nuestras carnes como aprendizaje, pero si no aprendemos e insistimos en buscar siempre la alternativa más económica nos vamos a rodear de soluciones de poco valor que difícilmente van a mejorar a nuestra empresa a ser más competitiva.

4. Calidad de vida para su equipo.

El viaje laboral que realizamos dentro de una empresa es un viaje acompañado, ¿cierto? Estamos con nuestros compañeros que tenemos bajo nuestra tutela y a los que debemos proveer de un ambiente de trabajo agradable, despidiendo, si es necesario a personas que no encajen, y que funcionen como una piña a la hora de trabajar y de afrontar los problemas del día a día. Algo muy importante, por ejemplo, que diferencia a unas empresas de otras, es el tema de la formación. Para un profesional es distintivo tener en su CV un certificado de tal o cual fabricante que avala sus conocimientos.


Saber poner jabón en las rencillas es algo complicado. En general, gestionar los recursos humanos es lo más complicado de una empresa, probablemente. Ahí es donde tenemos que actuar como líderes, fijando metas a medio y largo plazo, planes de carrera que se cumplan y obteniendo el compromiso de los integrantes del equipo.

Cada persona trabaja de una manera y tiene una posición vital distinta. El que es padre o madre valorará poder hacer teletrabajo alguna tarde o poder llevar o recoger a su hijo, viajar menos, … En cambio igual las personas más jóvenes sin vínculos familiares prefieren trabajar y hacer horarios más completos para poder ganar algo más de dinero.

Hay que saber trabajar las expectativas de cada persona y ayudarles a sentirse cómodos en lo que hacen, motivándoles y agradeciéndoles el esfuerzo o regañándoles si no están haciendo su trabajo bien y apartándoles del equipo, decisión dolorosa pero muy necesaria, pues puede generarse un agravio comparativo y desmotivar al resto.

5. Relación de confianza y fluida con dirección.

Para tener una posición sólida debemos tener el respaldo de la dirección de la empresa. El CEO, también el responsable financiero, que acostumbra muchas veces a ser el superior jerárquico del Director TIC. Hay que entender bien cómo funciona la empresa y qué focos de interés tienen las personas que la gobiernan. Escuchar bien qué nos dicen, reflexionar sobre ello y trasladar un mensaje positivo de cómo adaptar las TIC al funcionamiento de la empresa para conseguir una mayor competitividad y que el departamento que encabezamos sea una máquina que impulse el negocio y no simplemente un gasto o un mal necesario como en muchas ocasiones se nos ve.

Obviamente esta relación hay que trabajarla basándose en la credibilidad, impulsando la mejora del trabajo de los usuarios, formándolos y explicando bien qué estamos haciendo, qué vamos a hacer pronto y qué haremos a medio y largo plazo.

El dinero invertido en TIC no es dinero tirado, sino mejora para nuestra empresa y mejora de competitividad. Esto es algo que debemos incorporar en el pensamiento del CEO para que si existe una necesidad de inversión entienda que tiene que pasar una parte por invertir en TIC, ya sea con doble autenticación, con un almacenamiento flash que va a hacer que su negocio vuele, con un proyecto de VDI que va a cambiar la forma de trabajar de sus empleados.

6. Conocer bien las novedades del mercado.

Recuerdo cuando entrabas en el despacho de un director de informática y te encontrabas un montón de revistas como PC World, PC Actual o PC Magazine, ¿recordáis? Salía una novedad y parece que todos la teníamos que comprar.

Las fuentes de información han cambiado terriblemente. Ahora puedes estar al día de todas las novedades simplemente con una buena gestión de Twitter y de Linkedin. Ir a eventos es muy fácil y aprender en ellos algo más complicado, pero no imposible. Debemos escuchar la voz del fabricante que normalmente dará un discurso creado en USA y ver su aplicabilidad a nuestro mercado y, concretamente, a nuestra empresa.

Los Partners de confianza de los que hablábamos en el punto dos deberían indicarnos a qué eventos ir. Ellos conocen nuestro negocio y saben perfectamente qué puede abrirnos más los ojos. Por ejemplo, el VMworld es un evento que se hace en Barcelona desde hace ya unos años y que se va a hacer aún dos años más. Ahí se ven un montón de novedades, se puede hablar directamente con los fabricantes, etc. Microsoft, Oracle, Citrix, HP, IBM, todos tienen un evento significativo. Si tenemos tecnología que sea el core de nuestro negocio de ese fabricante resultaría muy interesante asistir. Veremos qué nos dicen y contrastaremos la información con otra gente que asista de nuestro mismo rol.

7. Tener networking con otros homólogos de diferentes empresas.

Estaría bien asistir a foros donde diferentes Directores TIC se encuentren y puedan charlar sobre sus preocupaciones. Ncora, por ejemplo, realiza estos encuentros de forma regular en Madrid, Bilbao y Barcelona. Es muy interesante ver cómo la preocupación de una persona, otra ya la tiene resuelta y da los mejores consejos y son percibidos con la objetividad que se merecen por parte de la persona que tiene la papeleta aún sin solucionar.


Siempre comento que lo que desde Ncora decimos sobre nuestros servicios no tiene mucho valor intrínsecamente, pues por lógica no vamos a tirar piedras contra nuestro tejado. Pero si lo dice uno de nuestros clientes la cosa cambia y ya se muestra que realmente el cliente está diciendo algo interesante y comprobable.

Poder visitar a otro cliente y ver los pros y los contras de implementar una solución es genial, y si lo podemos hacer con varios colegas del sector pues aún mejor. Estos foros son muy interesantes y creo que deberían ser obligatorios para todos los profesionales del sector TIC que tienen responsabilidad. Salir de su oficina y contrastar opiniones y puntos de vista con otros homólogos.

8. Pensar en el negocio desde las TIC.

Se ha producido, en los últimos años, un cambio sustancial en los Directores TIC. Antes se miraba hacia el departamento y ahora la mirada es más global, sin desatender las necesidades propias de nuestros compañeros TIC, debemos tener un enfoque más de negocio y menos tecnológico.

Nos gustaría tener una capa de infraestructuras que fuese invisible para el usuario y que nos proporcionase mucha robustez. Que esta capa nos permita concentrarnos en las aplicaciones y, en última instancia, los servicios que estamos ofreciendo a nuestros usuarios, las Apps que van a consumir para que todo vaya a buen puerto.

Este cambio, en mi opinión, ha sido para positivo. El Responsable TIC friki, que tan mala fama nos ha dado al sector, parece que toma otras posiciones y dan un paso adelante aquellos perfiles más de negocio que saben hacer de encaje entre nuestro querido departamento con el resto del negocio.
                                                                                         
9. Solicitar análisis externos.

Y bien, llega el día que más o menos lo tenemos todo encarrilado. Nuestro departamento funciona bien, estamos satisfechos de nuestro equipo, la relación con dirección es estrecha y estamos perfectamente alineados. Nos parece que las inversiones se han realizado en el buen camino y los usuarios también están satisfechos.

Pero ojo, igual tenemos un agujero de seguridad y no somos conscientes o hay algo mal definido que puede hacer que nuestro negocio se detenga o sufra complicaciones.

Sería genial que alguien externo analice nuestra infraestructura y, con ojos críticos, nos haga ver aquello que podemos mejorar. Un hacking ético, por ejemplo, deja al descubierto los puntos débiles de nuestra seguridad, sin que tenga ninguna incidencia en el negocio y puede reforzar nuestra posición con la dirección corporativa.

10. Analizar las novedades del mercado con cautela.

Cada año el mercado USA genera una barbaridad de tecnologías. Empresas nuevas que parecen que van a revolucionarlo todo, pero en la mayoría de ocasiones todo queda en agua de borrajas. Debemos, por tanto, actuar con mucha cautela.

Tenemos muy cercana la adquisición de EMC por parte de Dell donde se ve implicada también VMware. Dell tenía su propia solución de VDI vWorkspace. Con la fusión se han encontrado con el producto de VMware Horizon, al que han preferido dar continuidad por su mejor cuota de mercado, quedando vWorkspace sin continuidad.

Los clientes que han apostado por la solución que queda en el camino sufren frustración y es un problema explicárselo a sus superiores, pues parece que no sabemos escoger. Cosas de nuestro mundo TIC. Seamos prudentes, esperemos que la solución arraigue bien en el mercado y, entonces, adoptémosla.

Todos los fabricantes quieren vender sus productos. Es algo muy lícito y razonable. Pero a nosotros, como Directores TIC de nuestra empresa, nos toca responsabilizarnos de las decisiones que tomamos y debemos hacerlo con el mejor asesoramiento y una PoC (prueba de concepto) o un piloto que nos demuestre que, efectivamente, las bondades vendidas por los fabricantes se aplican a nuestro negocio.


Espero que estos consejos sean de vuestro agrado. ¿Me he dejado algo importante? ¿Me lo comentáis, por favor?


¡Hasta el próximo post! Gracias por compartirlo y comentarlo en RRSS.

No hay comentarios:

Consulta Técnica

[Consulta Técnica][bleft]

Virtualización

[Virtualización][twocolumns]

Naturaleza

[Naturaleza][grids]