martes, 20 de diciembre de 2011

Divide y vencerás

En estos años de crisis galopante hay que echarle imaginación a nuestro trabajo y procurar afrontar con optimismo los retos del día a día.

En este mes que acaba el año natural, muchos departamentos TIC están haciendo números de qué exiguo presupuesto van a tener en 2012.

Ante la falta de recursos económicos podemos plantearnos dos estrategias para seguir adelante:

1. Migrar a la nube. Esto nos permite pasar a una tarifa plana nuestras inversiones TIC. El financiero estará encantado y lo único que tenemos que cambiar es el chip de no tener el hardware en nuestras oficinas, sino en un lugar debidamente protegido por vigilancia 24x7, energía siempre disponible y canuto de comunicaciones siempre levantado y tan ancho o estrecho como nuestras necesidades nos vayan requiriendo. En este escenario se da una paradoja y es que con menor coste mensual disponemos de nuevos elementos que no podríamos tener si planteamos la estrategia de modo tradicional. Fuera los miedos y reticencias. Nuestros jefes se pondrán contentos y nos podremos centrar únicamente en lo que es gestión de nuestra infraestructura. Siempre tendremos las últimas versiones de los programas sobre una infraestructura de cabinas y servidores también siempre de última generación. Matemos a ese friki redomado que vive dentro nuestro y al que le encanta cambiar discos averiados y arrastrarse por el suelo para buscar el tornillo que cayó bajo el rack, fuera del alcance de nuestros dedos.

2. Afrontar la inversión en fases. No hace falta adquirir la infraestructura perfecta de una vez. Si queremos tener dos firewalls en clúster activo/pasivo podemos empezar primero por un firewall simple y el año que viene o el otro, cuando dispongamos de más presupuesto, ya adquiriremos el segundo y configuraremos el clúster. No hace falta tampoco, si no podemos, implementar la virtualización de servidores y de escritorios. Podemos empezar por implementar un hipervisor y virtualizar los servidores o sólo los servidores más o menos críticos. Ya llegará el día que podamos virtualizarlos todos y también los escritorios. No hace falta comprar la cabina ya con toda la caché y todos los discos. Adquiramos lo necesario y procuremos adquirir una SAN que sea flexible y que nos permita crecer tanto en discos como en caché para proteger al máximo nuestra inversión.

Ánimo y a estrujar el cerebro.