© Josep Ros. Con la tecnología de Blogger.

Spotify, la nueva filosofía de la música


Los que seguís este blog sabéis que soy un apasionado de la música. Disfruto enormemente con ella y estoy encantado de pagar dinero por comprar discos, CDs, etc.

Sé que ahora está muy de moda bajarse la música por Internet gratis (claro) y que parece que lo de querer cobrar por una creación musical, más allá de pagar por un concierto, es un crimen.

Yo no lo veo así. Digamos que SGAE y la horda de pajilleros que sólo saben piratear y compartir lo que ni siquiera han comprado han hecho mucho daño a la música.

Creo que ser un compositor es algo que hay que respetar y pagar.

Por supuesto estoy en contra de la política de la SGAE, del canon que nos trata a todos como piratas, a los jueces que dicen que compartir es cultura y a los pajilleros que piratean. El mismo asquito me dan estos últimos que los grandes directivos de compañías discográficas que son un verdadero cáncer para este negocio. Hace poco pedí derechos de autor por la vía oficial para utilizar una canción de Mike Oldfield en unos vídeos corporativos y me dijeron que tenía que pagar 5.000€ al mes. No está nada mal, pero ni aunque los tuviera los pagaría.

Parece que entre toda esta sinrazón Spotify puede ser una gran solución.

Por una parte pagar 9,99€ al mes por escuchar toda la música que queramos creo que es algo más que razonable. Yo, desde luego, son los 10 pavos que pago más feliz en todo el mes.

Por otra parte esto permite escuchar con altísima calidad la música en cuanto aparece. Este mes he podido escuchar (rallar) el disco de Amaral y el de Manolo García sin tener que ir a comprarlos a un establecimiento habitual.

Como no hay que comprar un CD ahorramos a la naturaleza una buena puñalada. Por otra parte, como podemos escuchar las canciones una y otra vez no es necesario descargarlas a nuestro ordenador. Esa sensación de 'propiedad' desaparece. Nos libera. No es necesario que llenemos la casa con discos/CD/DVD. Buscamos lo que nos apetece escuchar y lo estamos reproduciendo al instante.

Esta nueva filosofía de funcionar, mucho más digna para la naturaleza y más acorde con el siglo en el que estamos va a permitir cosas imposibles el siglo pasado como saber, en el momento, las canciones que más se están buscando, escuchando, etc. Vamos los 40 principales pero a lo bestia, a nivel mundial y de forma inmediata.

Creo que es un negocio justo para autores y para el intermediario que es Spotify, todos salen beneficiados. Desconozco exactamente en qué proporción se hace el reparto pero, desde luego, mi humilde aportación de 10€ al mes va por esta vía.

Y para culminar este post esperanzado sobre el futuro de la música os diré que dentro de 200 años todos recordarán quien es Leonard Cohen o Los Beatles y nadie recordará a los pajilleros ni a los hijos de puta que nos están robando desde la SGAE.

No hay comentarios:

Consulta Técnica

[Consulta Técnica][bleft]

Virtualización

[Virtualización][twocolumns]

Naturaleza

[Naturaleza][grids]